¿Qué ha pasado con los veranos?

Hace diez años que ya no me aburro en la playa, tampoco tomo el sol y voy cubierta de arena...

Hace diez años que ya no me aburro en la playa, tampoco tomo el sol y voy cubierta de arena…

Cuenta la leyenda que yo antes salía todos los fines de semana, que me levantaba a la una del mediodía, comía lo que quería y no engordaba,  tenía tiempo para aburrirme, tomaba el sol en la playa,vuelta y vuelta y me sentaba en un chiringuito a beberme algún tinto de verano que se convertían en copas rápidamente, me compraba tonterías en los puestos que veía y cuando era con mi mejor amiga dormíamos directamente en la playa hasta ver atardecer, nos duchábamos y otra vez a salir!

Es inevitable, por mucho que lo intente, no echarlo de menos.

Yo, que me hartaba en la playa y pensaba: qué bonito sería tener un hijo y no aburrirme leyendo un libro…

Pues nada, aquí estoy, desde los 25 años sin aburrirme en la playa, ni leer ningún libro, ni revistas ni lo que pone en el cuadradito de advertencia del paquete de tabaco, que me imagino lo que pone porque veo las imágenes, estoy tan desesperada que a veces pienso  que hay una que me está diciendo todo el rato que me vaya a un spa!

Desde hace diez años no sé qué es tumbarse en una toalla, ya me tumbo directamente en la arena y así me ahorro el disgusto, no puedo cerrar los ojos porque en cualquier momento puede abalanzarse  un Gremlin sobre mi con esa mezcla de arena cubo y palas.

Tengo que ir con cuidado de donde hacer topless , aparte de que corro el riesgo de que me arranquen un pezón con un rastrillo ( estoy tan enterrada que me mimetizo con el medio, como los malos de piratas del caribe) porque mi hijo de diez años ya me dice que le da vergüenza que me vea algún amigo.

Soy como una vigilante de la playa (con menos tetas y más culo) con mil ojos para que la loca bajita de tres años no trague más agua de la normal, mi sobrina a la que la duelen los oídos  no se moje por encima del ombligo y el surfero con la tabla no se lleve a nadie por delante haciendo el cabra.

Todo esto sin contar el camino desde casa hasta la playa de diez minutos interminables de tengo sed, maaamaaa tengo hambre, Jo, yo me quería traer la bici, cómprame unas chanclas que con las Crocs llevo el pie negro, y mi marido gritando, espera cariño que la peque se ha meado!!

Entonces yo me pregunto, ¿qué ha pasado con los veranos? Si necesito unas vacaciones de las vacaciones.

Que yo no estoy loca! Pero cada día me falta menos para que me encierren…

Anuncios

Acerca de maliciaperez

me encanta mi familia, humanos incluidos.
Esta entrada fue publicada en De mi y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a ¿Qué ha pasado con los veranos?

  1. Es la suerte de vivir con estos locos bajitos!!!! Llevas toda la razón!!! Sin embargo… Casi después de desear volver a la rutina para intentar descansar algo…. He llorado desconsoladamente en las escaleras de la guarde… Aunque intensos yo ya no se vivir sin ellos!!

    Gran entrada, enhorabuena!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s